Caribe Clima 2015 - Llamamiento de Fort-de-France [fr]

CARIBE CLIMA 2015
LLAMAMIENTO DE FORT-DE-FRANCE

El planeta Tierra es nuestra cuna común. Una Patria compartida. Constituye un ecosistema indivisible en el que las fronteras y las vanidades nacionales no pueden ocultar una interdependencia profunda en la que los excesos de unos afectan a la seguridad y al futuro de otros. En esta Patria común, la riqueza y la miseria, la abundancia y la escasez no son más que los extremos de una misma dinámica circular de las causas y los efectos.

Esta interdependencia se ha vuelto aún más patente por los desafíos extraordinarios que nos plantea el cambio climático, sus consecuencias en cadena, los desastres que provoca, actuales y venideros, el cambio brutal que se impondrá a todo el mundo.
Nadie podrá salvarse solo.
Nadie se hundirá sin que la biosfera en su conjunto y sus capacidades de resiliencia se vean afectadas.

1. La región del Caribe, que contribuye de forma marginal a las emisiones de gases de efecto invernadero, será sin embargo una de las zonas más gravemente afectadas. La población del Caribe ya siente los efectos del cambio climático, que puede llegar a producir fenómenos extremos más frecuentes, de mayor intensidad, alterar el régimen de precipitaciones, provocar una acidificación y un calentamiento de los océanos, el blanqueo de los corales, la elevación del nivel del mar, la erosión del litoral, la salinización de los acuíferos, la aparición de nuevas enfermedades transmisibles de muy gran incidencia, una reducción de la productividad agrícola, una alteración de las tradiciones pesqueras...

2. Más allá de nuestras urgencias, de nuestras responsabilidades desiguales, de nuestras situaciones diferenciadas, debemos pues admitir:
- una unidad de destino que nos impone un espíritu de responsabilidad colectiva;
- una exigencia de solidaridad compartida, efectiva y concreta.

Son los dos pilares de una gran conciencia planetaria imprescindible para superar estos desafíos.

3. La comunidad internacional dispone de menos de un año para definir un dispositivo jurídicamente vinculante de aplicación a las partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Se deberá adoptar este acuerdo en la 21º periodo de sesiones de la Conferencia de las Partes (COP 21) que se celebrará en París, en Francia, en diciembre de 2015. Este nuevo acuerdo deberá responder a las recomendaciones recogidas en el 5º Informe de Evaluación (AR5) del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). También deberá ser plenamente evolutivo para tomar en cuenta los datos científicos a medida que vayan evolucionando.

4. Así, nosotros, Jefes de Estado y de Gobierno y responsables de autoridades regionales, reunidos en Martinica el 9 de mayo de 2015, instamos a los dirigentes mundiales, a las autoridades regionales y municipales, al sector privado y a los pueblos del mundo:

- a unirse a nosotros en una formulación operativa que nos permitirá enfrentarnos, de la forma más fuerte, sana y amplia posible, al desafío bajo múltiples formas que supone el cambio climático;

- a entender que es indispensable que se dé una cooperación y una colaboración internacional para tratar tanto con las causas como con las consecuencias del cambio climático para proteger nuestra región del Caribe, en interés de las generaciones futuras y del equilibrio del planeta;

- a oír el llamamiento de los países más vulnerables, para que esta movilización internacional beneficie al mayor número de personas posible de forma totalmente equitativa;

- a aprobar una ayuda financiera, científica y técnica, y cualquier forma de asistencia encaminada a reforzar las capacidades de la región del Caribe para adoptar las medidas de adaptación y de reorganización prospectiva que serán necesarias;

- a reconocer que ciertos problemas son propios de los pequeños Estados y de los territorios insulares y de baja altitud; que estas situaciones diferenciadas requieren soluciones singulares adaptadas a sus realidades nacionales y culturales; que será necesario recurrir a los expertos regionales y al saber tradicional para que estas medidas apoyadas por la solidaridad mundial recaben el apoyo creativo de la población local;

- a aportar el apoyo financiero y técnico necesario para preparar y comunicar sus contribuciones determinadas a nivel nacional (CPDN) antes de octubre de 2015. Las futuras CPDN serán ambiciosas. Preverán medidas encaminadas a mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero. Determinarán aquellas medidas que se podrán poner en marcha con los recursos nacionales y especificarán aquellas que solo se podrán realizar con una ayuda técnica, científica y financiera internacional.

5. Por último, aunque el Caribe solo sea responsable de una ínfima parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, nuestros Gobiernos velarán por contribuir plenamente a la acción internacional para limitar las futuras emisiones a un nivel que garantizará la supervivencia de las comunidades más vulnerables, la seguridad alimentaria para todos, el bienestar socioeconómico de todos, y todo ello respetando de forma definitiva los equilibrios de nuestra biosfera.

Estamos en el mundo y el mundo está en nosotros.
A partir de ese momento, somos el mundo.


Discours lors du Sommet "Caraïbe climat 2015" par elysee

Dernière modification : 11/05/2015

Haut de page