Economía francesa [fr]

Francia es la quinta potencia económica mundial (por detrás de Estados Unidos, China, Japón y Alemania) y la segunda potencia económica europea con un PIB de 2.036 billones de € en 2012. Se estima que el PIB per cápita es de 30 773 € para una población de 65.3 millones de habitantes residente en Francia metropolitana y en los departamentos de ultramar (sin incluir Mayotte).

La actividad económica registró una reactivación moderada tras la recesión de 2009 (- 1.5%): el crecimiento del PIB fue de 1% en 2010, 1.7% en 2011 y 0.3% en 2012.

Francia es ante todo una economía de servicios, un sector que contribuye con el 79.5% de su actividad, mientras que los sectores industriales y agrícolas constituyen respectivamente el 18.7% y el 1.8% de su PIB. En términos de distribución del empleo por gran sector de actividad económica los servicios representan un 70.3% de la población activa, el sector primario 3.9%, la industria 16.9% y la construcción 6.8%. Los principales sectores clave de su economía son la industria química, biofarmacéutica, agroalimentaria, automotriz, aeronáutica y espacial.

De acuerdo con la Organización Mundial del Comercio (OMC), Francia es el sexto exportador mundial con una cuota de mercado del 3.3% (tercer lugar a escala europea detrás de Alemania y Países Bajos) y la quinta potencia importadora con un porcentaje del 3.9% (segundo lugar en Europa detrás de Alemania) en 2011. Al término de ese mismo año, el déficit comercial (incluyendo material militar) aumentó estableciéndose en 69 600 millones de € (contra 52 000 millones de € en 2010). Esta degradación del saldo comercial puede imputarse principalmente al fuerte aumento de la factura energética que registró un aumento constante del 39% en promedio anual de los precios del barril de Brent, calculados en dólares. El Gobierno se comprometió a equilibrar esta balanza (a excepción de la energía) para 2017 y presentó, en este sentido, una nueva estrategia basada en un enfoque “países/productos” en diciembre.

En un contexto de desaceleración del comercio mundial, las exportaciones e importaciones de bienes de Francia continuaron su progresión en 2011, pero a un ritmo menos constante (respectivamente en valor de +9% y de +12%), ascendiendo a 428 800 millones de € y a 498 400 millones de €. A pesar de estar en crisis, la Unión Europea sigue siendo el primer y principal socio comercial de Francia, pues concentra 61% de las exportaciones (48% de las cuales van en dirección de la zona euro) y 58% de las importaciones francesas (47% de las cuales provienen de la zona euro).

En 2011, Francia era el noveno país del mundo en cuanto a la recepción de inversiones directas del extranjero (30 900 millones de €) y el cuarto inversionista en el extranjero (68 100 millones de €) según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (CNUCD). Francia sigue siendo la primera potencia agrícola europea y el primer destino turístico mundial (pero ocupa el tercer lugar en términos de ingresos turísticos, por detrás de Estados Unidos y España).

Los resultados arrojados en el marco de la consulta 2012, en virtud del Artículo IV de los Estatutos del FMI, pusieron de manifiesto los esfuerzos de consolidación presupuestaria del Gobierno francés así como las medidas establecidas con el fin de restaurar la competitividad del país ante su principal socio, Alemania. El informe permitió también reconocer la resiliencia económica y financiera del país ante los choques externos.

Dernière modification : 13/05/2013

Haut de page