Llamamiento de Tánger por una acción solidaria y fuerte en favor del clima [fr]

JPEG

El llamamiento de Tánger fue firmado por el Rey de Marruecos, Mohammed VI y el presidente François Hollande, y leído por el ministro de Asuntos Exteriores Laurent Fabius y su homólogo marroquí, el 20 de septiembre de 2015.

1. El cambio climático constituye una de las más graves amenazas para la humanidad en su conjunto. Marruecos y Francia se encuentran profundamente preocupados por sus impactos negativos cada vez mayores sobre el medio ambiente, el desarrollo económico y social, así como sobre la paz y la seguridad internacional.

2. En la víspera de la XXI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebrará en París a finales del año 2015, y en la
perspectiva de la XXII Conferencia de las Partes, para la que Marruecos se ha propuesto como anfitrión en 2016 en la ciudad de Marrakech, estamos lanzando un llamamiento a la comunidad internacional para intensificar la lucha contra el cambio climático.

3. La urgencia requiere de nuestra parte una acción solidaria y fuerte en favor del clima. Es preciso actuar con celeridad, bien y colectivamente. Las decisiones que tomaremos en el plano internacional deben ir a la par de iniciativas tangibles y rápidas in situ.

4. Mientras que la comunidad internacional se apresta a adoptar en septiembre, en el marco las Naciones Unidas, objetivos de desarrollo sustentable, es imprescindible aprovechar las oportunidades que brindan las conferencias de París y Marrakech para acelerar la transición hacia una “economía mundial verde”, conciliando las aspiraciones legítimas al desarrollo con los imperativos de sostenibilidad de los recursos y de reducción de los riesgos ambientales.

5. La batalla contra el cambio climático es una batalla por el desarrollo, que puede y debe integrarse en las políticas nacionales de desarrollo sostenible, ya sea
desde el punto de vista de la seguridad alimentaria, del acceso a las energías renovables o de la lucha contra la precariedad.

6. La separación Norte-Sur no es una fatalidad. La lucha contra el cambio climático puede ser un combate común si se entiende bajo el sello de la responsabilidad común pero diferenciada, de la solidaridad y del compromiso de todos para actuar.

7. Marruecos y Francia se comprometen a no escatimar esfuerzo alguno para trabajar en favor de la adopción, con motivo de la Conferencia de París, de un acuerdo universal, global, sostenible, equilibrado y jurídicamente vinculante ─apoyándose en los objetivos y los principios de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático─ que permita limitar el calentamiento climático por debajo de dos grados Celsius y lograr una economía con bajas emisiones de carbono. Con respecto a este objetivo, un incremento regular de nuestros esfuerzos nacionales y de nuestro esfuerzo colectivo es necesario. La Conferencia de Marrakech constituirá una etapa importante en este sentido. Este esfuerzo a largo plazo implica la publicación, por parte de todos los países, de contribuciones nacionales para antes de la Conferencia de París, así como la elaboración de planes nacionales de desarrollo sobrios en carbono y de adaptación a largo plazo.

8. Una gran atención debe prestarse a los países en desarrollo, incluyendo los países menos avanzados y los pequeños Estados insulares en desarrollo, que son los más vulnerables ante el cambio climático. Convendría conceder la misma importancia a la adaptación a los impactos del cambio climático y a la atenuación de las emisiones de gas de efecto invernadero.
La eficacia y el nivel de ambición de la acción efectuada por los países en desarrollo contra el cambio climático será tanto más fuerte cuanto que los medios complementarios, consiguientes y estables se movilicen a su favor.

9. Hacemos un llamado a los países desarrollados para que precisen el apoyo financiero que ya aportan y aportarán en los próximos años con el fin de alcanzar el objetivo de movilizar 100 mil millones de dólares anuales, a partir de 2020, de fuentes públicas y privadas, en favor de acciones de lucha contra el cambio climático en los países en desarrollo.

10. Se deberá alentar más a las instituciones financieras internacionales, regionales y nacionales para que favorezcan la financiación de proyectos benéficos para el clima e integren la consideración de riesgos climáticos en sus decisiones.

11. Alentamos un fortalecimiento de las asociaciones internacionales de investigación y desarrollo y de transferencia de tecnologías, así como de programas de fortalecimiento de capacidades, para acelerar la difusión en los países en desarrollo de las tecnologías limpias.

12. Para para ser creíbles, los compromisos que serán asumidos por las Partes en el plano internacional deberán apoyarse en acciones voluntaristas a escala nacional y local. Al respecto, una movilización todavía más fuerte de las autoridades locales, las empresas, las organizaciones no gubernamentales y los individuos es un complemento indispensable para acción de los Estados.

13. Una movilización sustentable y eficaz contra el cambio climático implica un mejor acceso a la educación y a la información en materia ambiental. Mientras más se conozca la problemática ambiental, se comprenderán mejor los retos relacionados con ella y más emprendedora será la acción contra el cambio climático.

14. Aunado al aumento demográfico, el cambio climático ejerce una presión cada vez mayor sobre ecosistemas ya vulnerables y agriculturas ya frágiles en África. Un apoyo adicional y rápido es indispensable para apoyar a los países africanos en sus esfuerzos de desarrollo sostenible. Marruecos y Francia se comprometen plenamente en este sentido y están listos para fortalecer todavía más su apoyo, incluso en el marco de una cooperación triangular.

15. Convencidos de que las Conferencias de París y Marrakech deben ser etapas complementarios al servicio del avance de la lucha contra el cambio climático, hemos acordado trabajar codo con codo para el éxito de estas dos citas, en el espíritu de cooperación, solidaridad y excelencia que siempre ha caracterizado la asociación de excepción entre el Reino de Marruecos y la República Francesa.

Tánger, 20 de septiembre de 2015.

Dernière modification : 23/09/2015

Haut de page