{Un cifra, un hecho} 10 : Las inversiones extranjeras en la región parisina aumentaron del 10% en 2013 [fr]

Una clara progresión de las inversiones extranjeras en la región parisina

La región parisina atrajo 119 inversiones internacionales entre octubre de 2012 y octubre de 2013, contra 108 en el periodo anterior, según la consultoría KPMG, que acaba de publicar la quinta edición de su estudio sobre el poder de atracción de las metrópolis mundiales.

El resultado es todavía más alentador si se toma en cuenta que el método sigue siendo el mismo. KPMG sólo considera las inversiones creadoras de empleos y de valor (las inversiones conocidas como “greenfield”) e ignora las fusiones y adquisiciones, privatizaciones y alianzas o inversiones puramente financieras. El estudio está basado en datos del “Financial Times”.

París se coloca como el segundo polo europeo y pasa al séptimo lugar a escala mundial.

La progresión de la región parisina es todavía más espectacular si se considera que sólo se toman en cuenta las inversiones relacionadas con las funciones estratégicas, las más portadoras de valor. Esta progresión pasa en efecto del décimo quinto al octavo lugar con 60 operaciones.

Francia, una economía abierta y atractiva

Estos buenos resultados ponen de manifiesto que los dirigentes internacionales siguen considerando a París como una plaza inevitable. Sobre todo considerando que el promedio de las inversiones observadas en la zona Europa del Oeste bajó globalmente un 5%. Si bien es cierto que París atrae, en particular gracias a la imagen dinámica que conlleva el proyecto del Gran París, toda Francia es un destino de primera importancia para los inversores y talentos extranjeros.

La apertura a las inversiones extranjeras data del Siglo XIX, con la implantación de JP Morgan en 1868 o incluso la de Bosch en 1899. Desde entonces, las implantaciones se multiplican en todos los sectores, provenientes de 132 países.

Este resultado, confirmado por KPMG, se ve reforzado con otras clasificaciones que colocan a Francia como uno de los países más abiertos a la inversión internacional.

En Europa, Francia es el 1er país en materia de recepción de inversiones extranjeras en el sector industrial (Fuente: EY, Baromètre de l’attractivité, 2013). Francia ocupa el quinto lugar mundial, detrás de Estados Unidos, China, Brasil.

Por ello las empresas extranjeras establecidas en Francia son particularmente dinámicas: más de 20 000 empresas bajo control extranjero operan en Francia (Fuente: INSEE, 2012) y se encuentran muy representadas entre las empresas de gran tamaño (32% de las empresas de más de 5 000 empleados son, en Francia, de origen extranjero) (Fuente: INSEE, 2012).

Las empresas extranjeras implantadas dan empleo a 1.8 millones de personas (o sea 13% de la población asalariada), garantizan un tercio de las exportaciones francesas y son responsables de un 29% del total en I&D desarrollada por las empresas en Francia. (Fuente: INSEE).

Una adaptación de la reglamentación para facilitar la recepción de competencias y talentos extranjeros

Para propiciar la movilidad internacional existen los permisos de residencia plurianuales:

- El permiso de estancia “competencias y talentos”: destinado en particular a ciudadanos extranjeros que han sido nombrados en calidad de dirigentes de una filial en Francia. Creado en 2006, este permiso es para las personas con un proyecto vinculado a una competencia o un talento, que represente un interés directo o indirecto para Francia y su país de origen. Con el permiso de estancia “competencias y talentos” el extranjero puede ejercer cualquier actividad profesional que elija relacionada con su proyecto o su actividad.

- El permiso de estancia “asalariado en misión”: reservado a los asalariados en movilidad intergrupal (contrato de derecho francés o extranjero). Los beneficiarios con este permiso de estancia son ciudadanos extranjeros cuya estancia y trabajo duran más de 3 meses y reciben además una remuneración mensual al menos igual a 1.5 veces el salario mínimo francés (SMIC). Este permiso de estancia temporal “asalariado en misión” se expide por un período de 3 años. Puede renovarse si se justifica la prolongación de la misión o la movilidad.

- La “tarjeta azul europea”: reservada a los asalariados altamente calificados (que justifiquen por lo menos tres años de estudios superiores o cinco años de experiencia profesional, y cuya remuneración bruta sea igual o superior a 4 300 € al mes). Al término de un período de 18 meses, el poseedor de una “tarjeta azul europea” expedida por un Estado miembro puede solicitar un título similar en otro Estado miembro. El objetivo de este dispositivo consiste en facilitar la entrada, la estancia y el trabajo en Francia a los ciudadanos de terceros países con un empleo altamente calificado.

Dernière modification : 30/10/2014

Haut de page